Revista Digital de Literatura y Crítica Literaria

        
José García Pérez

José García Pérez

Enrique José Fernández

Manuel Alcántara

A Enrique José Fernández y otras personas.

En la seguridad que muy pocas personas van a leer estas palabras que me pides -bien porque son demasiadas o porque interesan a pocas de ellas- lo hago con cierto regusto porque es un tema, este de la POESÍA, apasionante para un servidor.

No lo hago, como ves -si es que lo lees- a pie de página del blog que me indicas, sino en "mi" muro -entrecomillo "mi" porque en él puede escribir todo el que lo desee, y por lo tanto no es de mi "propiedad"- y me importa un bledo que cualquier amigo o amiga pueda hacerlo porque tienen vía libre a excepción de algunas, solamente dos, que no tienen acceso a él.

Tu artículo, magnífico como todos los tuyos, sobre "poesía en las redes sociales" lo veo interesante y de gran actualidad por la cantidad de personas que escriben poesía y publican sus escritos en ellas, especialmente en Fb., herramienta social que se presta bastante bien a tal menester.

Decía Juan Ramón Jiménez que la poesía es "para una inmensa minoría", si en lugar de ello hubiese dicho o escrito "inmensa mayoría", podríamos deducir que es para el "infinito", pero dijo lo contrario, o sea, para 10, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2, 1...o nadie.

Con palabras más sencillas, nuestro Maestro Manuel Alcántara, afirma que "los auténticos amigos se ven en las cárceles, hospitales y recitales de poesía", o sea, que son muy pocos, porque pocos son los amigos, los que acuden a estos eventos.

No son muy dado los poetas "consagrados", ya sabes, García Montero, Benítez Reyez, Caballero Bonald, etc., y los provincianos que intentan llegar a su altura a "a perder el tiempo" publicando en Fb. sus poemas, bien por temor al plagio o porque no saben usar esta herramienta... allá ellos; algunos, y habrá que agradecérselos, lo hacen a cuenta gota para que exclamemos -desde luego que yo no- "oh, qué buen poeta".

Existe una gran cantidad de personas que nos "machacan" a diario con sus escritos poéticos que, a veces, no son poemas sino que ellos lo creen y los aceptamos sin la más leve crítica constructiva, crítica que si se les hace no es bien acogida y se defienden con el verso librismo que, para que así se pueda definir, debe tener un cierto ritmo interno que lo defina como poema.

Imposible es crear todos los días, o sea, un milagro obtener desde la blancura de un folio un milagro diario ya que, sin darnos cuenta, podemos conseguir que la POESÍA se convierta en una fábrica de hacer churros.

Uno, ya octogenario como tú, no quiere líos con tan hermosas criaturas y opta por el silencio adecuado, entre otras cosas porque no admiten una corrección fraterna. Es cierto que en Fb. la poesía se "adoba" mejor por las imágenes que la acompañan y uno, yo entre ellos, me quedo prendado, en la mayoría de las ocasiones, de esas imágenes que, en ocasiones, desprenden más poesía que las palabras escritas a las que se les podría aplicar otro nominativo.

Un servidor de usted, amigo Enrique José -poeta de provincia al que en Fb, una gran mayoría me califica con la honorable palabra de "Maestro"- gusta de publicar en Fb. para dar a conocer por esos "mares" de Internet mi pequeña obra y no me importa en demasía si me plagian, hecho que, a mi edad, es o debería ser un honor.

Puedo decir, sin perogrullo, que sé diferenciar lo que es un poema de un bodrio; y también sé que un poema sin "pellizco" -poesía de la experiencia- es de una pesadez absoluta; ahora bien, amigo, el pellizco hay que saber darlo en el momento y lugar adecuado.

Para terminar este escrito sobre POESIA, te diré que ella es el arte en el que se puede pasar de los sublime a lo ridículo en un santiamén, y son demasiados los que caen, o caemos, en el mayor de ellos, quiero decir de los ridículos.

Un fuerte abrazo, amigo Enrique José.